hemeroteca 
  textos críticos

Buscar  
 

 
Ciudad para Ciegos: Arturo Montoto
 
Ciudad para Ciegos: Arturo Montoto


Desde el 23 de marzo al 3 de Mayo, en la Sala transitoria del Museo de Arte Colonial, situado en la céntrica Plaza de la Catedral en La Habana Vieja. Exposición colateral de la IX Bienal de La Habana.

Esta muestra incluye instalación, video y performance. Se trata de una apropiación de su propia obra pictórica reconocida vinculada al tema del paisaje urbano, pero esta vez los posibles espectadores de su obra serán las personas invidentes invitadas a este evento para descifrar a través de la lectura Braille la otra ciudad representada por Montoto y que los videntes podrán apreciar a través de un video continuo.

Este proyecto ha contado con la colaboración del Taller de Discapacitados del Municipio de Guanabacoa, el Centro Cultural Recreativo de la ANCI, el taller de Señales de la Oficina del Historiador de la Ciudad de La Habana, el Museo Tiflológico de la ONCE en España y las Empresas ETECSA, Michelín y Peugeot en Cuba.

Arturo Montoto ha declarado con relación a esta muestra personal que: ...Esta Ciudad para Ciegos es doblemente ambigua porque escinde el ámbito de la escritura del ámbito figural; pero también dibuja el aparente abismo entre lo representado y su significancia convenida. Esta ambigüedad se da para el vidente, quien no puede escapar a la “lectura” predispuesta de la imagen, frente a la cual, en este proyecto se frustra. No así el invidente, quien nos puede orientar ahora a encontrar una salida en el laberinto de las descripciones verbales, único instrumento cuya intención es la evocación de un imaginario, de una ciudad aparente que no vemos ni ellos ni nosotros.

En toda representación el espacio y el tiempo devienen en significados figurados. Para el invidente son una apelación a la memoria de la visión perdida alguna vez o a la suma imaginaria construida por otros sentidos que nosotros no podemos comprender.

Como en toda escritura, aquí el autor estará ausente y los ojos no serán necesarios para comprenderla. Leer es de algún modo olvidar. Un texto no se ve; se lee y se olvida porque el sentido lo trasciende. Esta ciudad será para el invidente aquella que no podrá traspasar sin los peligros de creerse en ciudad real, será como la nuestra, una ciudad representada, no otorgada.