hemeroteca 
  textos críticos

Buscar  
 

 
Más allá del color, Salvador Corratgé
Lismeivis León Orta
 
MÁS ALLÁ DEL COLOR


La pintura, en su constante evolución, ha protagonizado una lucha invariable ante la pujanza del lenguaje figurativo. La inspiración ha logrado evadirse de la realidad concreta hasta despojarse de todo dogma o reminiscencia anecdótica para instaurar un lenguaje universal. Un cuadro abstracto es una creación enteramente libre, concebido en el más puro goce o lucha dramática de los sentidos, construido con elementos plásticos puros y sugerente siempre de emociones estéticas.

Arte ligado al espíritu y el intelecto se mantiene como conquista permanente en la obra de un creador que cuenta con más de cincuenta años de trabajo en la plástica cubana. Precursor en nuestro país de la tendencia denominada ‘abstracción geométrica’ en su vertiente más depurada, Salvador Corratgé, fundador del grupo Diez Pintores Concretos, nos sorprende nuevamente con una obra que, si bien no busca la serenidad y perfección de las formas elementales, manifiesta la belleza a través de la armonía en la combinación de amplias gamas cromáticas.

Siempre en vínculo estrecho con las más diversas manifestaciones del arte abstracto universal, sus piezas transitan en aras del cambio y la búsqueda de nuevas vías inherentes a su espíritu renovador, decidiéndose en la actualidad por una de las vertientes más vibrantes y líricas de su quehacer plástico.

Un color para este miedo es la expresión de una realidad autónoma que representa la simbología simple del cambio cromático continuo. La luz, que brota como demento permanente en cada una de las obras para aliviar los miedos e incertidumbres del artista, se torna simple mancha o ventana que se abre a su propio exterior. El pintor se entrega espontáneamente a una actividad creadora ajena a una planificación previa, con la posibilidad de conseguir una autoafirmación de los impulsos y deseos.

Las piezas, en su mayoría sin títulos, se diferencian o asemejan entre sí, según los colores, sus combinaciones o algún vértice o punto de equilibrio que se destaca en la composición. Manchas de colores aparecen concebidas con bordes geométricamente precisos. Algunas líneas leves apenas indican ciertas formas haciendo las veces de “figura” para el colorido “fondo”.

Animado siempre por los presupuestos de la vanguardia, Corratgé revalida su carácter innovador al mezclar, coherentemente, abstracción geométrica e informalismo expresionista. Así, la indefinición de los límites entre las diferentes vertientes abstractas se convierte en uno de los rasgos distintivos que definen a originalidad de su estilo dentro de la abstracción cubana de los últimos tiempos.

Lismeivis León Horta, Octubre del 2002