hemeroteca 
  textos críticos

Buscar  
 

 
Palabras al Catálogo a la muestra Sin catálogo. Pinturas de Manuel López Oliva (fragmento)
Rufo Caballero
 



Precisamente en los albores de los 90, su pintura protagoniza una nueva transición del drama a la comedia, tal como camina la historia, se dice. Al principio un fuego feroz ahora a la catedral, convirtiéndola en un símbolo silencioso y sedicioso del ámbito, como atravesada por una cruz que la desangra, resumiendo el carácter dramático de este otro exorcismo. Pero pronto se escuchará la voz divina y desgranada de La Lupe entonando aquello de “Teatro, lo tuyo es puro teatro...».




Ahora la noción de la vida social como teatro, de la máscara como realidad, de la ideología como falsete —¿o sainete?—, no será sólo, se presume, el eco del carnaval posmoderno; la luneta, como la catedral está en llamas.




Esta última representación deviene el vértice de un pensamiento artístico maduro y orgánico que ya es capaz de apresar en la alegoría de la escena litúrgica y el flirteo de la mascarada —al centro, la catedral trasmutada en su propia máscara exuda la tragicidad de su fatum—todo un sistema de ideas y signos que ha ido fraguando, perfilándose con los años. La capacidad crítica del artista (o sea, el pintor—crítico que ya no necesariamente el crítico-crítico) se permite recrear y revisar casi toda la historia del arte, del punteado puntillista al gesto informal, del expresionismo figurativo a la abstracción geométrica, incluyendo la réplica virtual a estilemas de otros lenguajes, como el tapiz, el vitral, la ilustración, el mosaico o la miniatura, así como el teatro total convoca al mimo, a la acrobacia, la danza y la pintura. Hábil manera de tornar la aparente beatitud de la factura contemplativa en una trampa funcional que al más retórico convierte en cómplice, evidenciando de paso que la belleza y la acritud no tienen porqué excluirse, como ha pretendido tanto principiante de la última hornada. Con esta proyección performática desde la bidimensión, de diversos símbolos que recontextualizan la herencia cultural greco--latina o asumen el icono medieval, información subliminal con el color y hasta algún tétrico guiño a Dalí, se anuncia el Fin de la función.




Rufo Caballero, crítico de arte. Fragmento de un texto mayor aparecido en el catálogo a la muestra Sin catálogo. Pinturas de Manuel López Oliva, La Acacia. Julio de 1993