hemeroteca 
  textos críticos

Buscar  
 

 
Sobre Manuel López Oliva
Roberto Fabelo
 
Ya López Oliva pasa del cuarto de siglo pintando y haciendo critica de Arte.




EI piso ajedrezado de su estudio, manchado a lo Pollock, es un relato curioso de las acciones y obsesiones de este hombre, sobre cuya obra, creo que no conocemos lo suficiente.




Sus retratos de héroes de los sesenta, coloridos y nada solemnes, son la génesis de esos otros de hoy día, de hombres anónimos y comunes, pero igualmente trascendentales en su humana e imperfecta configuración. Muchas veces enmascarados o habitantes de escenarios terribles, inflamadas y calientes catedrales, objeto de buena parte de su obra de los ochenta.




En el relieve cualitativo de su actual trabajo podemos percibir los sucesivos sedimentos de esos ya largos años de la fama pictórica.




Son sus rostros tramados una de las probables imágenes del hombre puesto al borde de situaciones extremas. Así veo yo hoy a López Oliva, acumulando toda la energía y la sabiduría posibles, prometiéndonos sobre el terreno una partida decisiva, en la que sin menoscabo del buen crítico de arte que es, levanto la mano por el sólido pintor que nunca ha dejado de ser.





Roberto Fabelo 1995