hemeroteca 
  textos críticos

Buscar  
 

 
Apreciaciones críticas sobre la obra de Vedasto: evolución, intereses, estilos
Niurma Chamizo
 
Si de Artes Plásticas se trata una de las figuras más emblemáticas del entorno lajero, lo es sin dudas, Vedaste Acosta Febles (1924-1970), pues a partir de una formación autodidacta y de una genialidad creativa muy singular pudo incursionar en varias aristas del arte y del diseño, en las cuales probablemente sea aún desconocido en los principales estudios del país. Sólo hay que recordar algunas etapas evolutivas de su trabajo que se mueve entre los años 50 y la década del 70 del siglo XX.
Es además significativo el hecho, de que supo provocar un impacto social en cada una de las esferas en las que incursionó, y sobre todo en las más vinculadas a un propósito económico y comercial, quizá por un vínculo de necesidades tanto expresivas como financieras. Por ejemplo: en los sellos, logró realizar varias publicaciones, dándose a conocer en el entorno nacional e internacional. Asimismo cuando diseñaba objetos para resolver problemas funcionales en la Fábrica de Aluminio donde laboraba al triunfo de la Revolución, también dejó huellas profundas en el acervo material de esta institución y en la afectividad de sus colegas.

Se conoce a Vedasto también por su pintura, de la cuál existe un fresco en la cubierta de la Logia Masónica de San José de las Lajas. También en el Museo Municipal de dicha localidad se pueden apreciar varios trabajos de su incursión en otras esferas de la plástica como el dibujo y la caricatura. Por otra parte, en el área del diseño gráfico nos legó las etiquetas emblemáticas de la cerveza “Hatuey”, el talco “Bebito”, y en la música el canto y la composición. No hubo una modalidad del arte en la que no dejara innumerables pruebas de su creatividad.

Ahora bien, ¿Cómo se podría caracterizar la obra plástica de Vedasto Acosta?
Primeramente, es conveniente hacer énfasis en la labor que se dice más conocida e importante, que es la de sus diseños para los sellos de correos.

Como ya se ha dicho, los sellos constituyen comprobantes de pago antes de enviar una carta u otro objeto por vía postal a su destino, pero como convención se ha establecido que estas sean estampillas con imágenes disímiles sobre la cultura, el arte, la ciencia, la arquitectura, entre otros temas establecidos por la institución que los auspicia, al tiempo que ha motivado por sus temáticas la intuición coleccionista de varias generaciones a nivel universal.

En Cuba y en San José de las Lajas, aún hoy perdura en la memoria de sus pobladores la impronta artística de Vedasto Acosta Febles, y en este trabajo se pretende hacer un acercamiento crítico a una de sus facetas más exitosas que fue la de diseñador a partir del análisis de una parte de esta prolífica obra destinada a los sellos postales.

Sus primeros pasos fueron como dibujante para anuncios publicitarios, labor que realizaba con fines comerciales, aunque no con mucho éxito desde el punto de vista financiero, pero que a la larga fue el hecho que lo condujo a superarse profesionalmente en esta esfera.

En una primera etapa, enmarcada en la década del 50 del siglo XX, que es cuando se da a conocer como diseñador gráfico, se distingue por su carácter experimental, desde el punto de vista técnico ensaya distintas formas de lograr varios colores en las estampillas y revertir positivamente las imágenes del diseño bicolor que hasta el momento eran las que se hacían en el país. Así va acumulando éxitos a partir de su participación en Concursos de diseño promovidos por instituciones nacionales e internacionales, y va a estar casi siempre relacionado con temáticas de corte sociohistórico.

Desde el punto de vista formal, su diseño se desarrolla dentro de una visualidad figurativa, donde se pueden definir bien los elementos o atributos simbólicos según el tema, por lo que su mensaje al desplegar una tendencia casi descriptiva, se acerca mucho al sentido pictórico del mensaje, que no era lo común en esta etapa en que imperaba la metodología abstracta en la pintura. Pero los sellos aunque resulten después de interés para los coleccionistas, tienen una función específica y se deben a los intereses del comitente.

En la década de 1950, concretamente, no parece que estudie, pero si comienza a familiarizarse con las distintas técnicas del grabado y del dibujo en los talleres donde trabajaba, por lo que se puede apreciar en todas las referencias, Vedasto “aprendía haciendo”, porque ya en el año 1955 se localiza su primer triunfo al ganar Medalla de Oro en una Exposición filatélica Internacional “…con la emisión bicolor sobre el Centenario del primer sello postal cubano…” (Quintanal, Inédito), y gana también Concurso Nacional contra la Tuberculosis.

De este último, por el lapso de tiempo en que estuvieron vigentes estas cancelaciones se cuenta con una del año 1956, con valor facial de un centavo, y que es de una gran belleza, consistente en una imagen bicolor (rojo y blanco) presentando la figura de un niño que altivo camina y sonríe en dirección del espectador representando la salud que escapa de la enfermedad (Tuberculosis) y busca la vida.

Además, la técnica de grabado empleada, deja ver algunos relieves, contrastes, y tramas lineales que visualmente producen sensaciones dinámicas y de movimiento, haciendo que la figura del niño casi flote, aunque se encuentre cubriendo toda la vertical central de la imagen con peso en la parte inferior que refuerza su protagonismo, por encima de los atributos que la rodean como las manos que lo sueltan y una especie de símbolo alusivo a dicha enfermedad.

Con el mismo tema pero de un año posterior, es la imagen de una mujer sentada con un niño en brazos, por su actitud humilde y enferma, que posiblemente vaya en busca de ayuda para que su hijo no contraiga la enfermedad, tiene un valor facial de 1 peso, y se hicieron varias imágenes bicolores siempre alternando con el blanco.

Otra de las temáticas que abordó Vedasto fueron las Festividades Pascuales. De esta tradicional celebración el Museo de San Antonio de Las Lajas posee las del año 1957-58, realizadas en colores, y que según los diarios de la época: El Boletín Mensual Informativo no 11 y el Diario de La Marina fueron realizadas con trama mecánica de gran colorido y combinación de tonalidades que hacían de sus sellos obras muy bellas. De hecho se considera el primer intento de estampillas editadas en colores, que de acuerdo a los comentarios dados por especialistas, todavía no constituye una acción bien lograda a cabalidad, pero marca una pauta con respecto a la monocromía que imperaba en materia de sellos postales cubanos.

“…El sello no constituyó una maravilla en el arte de la impresión, sin embargo, sí es importante destacar que con él se rompe la mono y bicromía que predominaba en la filatelia republicana…En el caso de la emisión de las Festividades Pascuales de 1957-58, se dio solución mediante una combinación de impresión de la plancha grabada en acero que imprimió en negro las líneas o contornos de objetos y figuras, y planchas tipográficas en semilíneas para los colores, los cuales pueden mezclarse para dar los colores compuestos… ” (Quintanal, Inédito)
“…A él corresponde la autoría del primer sello cuatricromado (cuatro colores) de Cuba.” (Fuentes, 2005)

En la imagen se observan tres figuras conformando una estructura triangular que no es estático, sino que, las mismas se inclinan levemente provocando cierta dinámica en dirección circular, rodeando el motivo central que es el alumbramiento de la Virgen María o el Nacimiento de Jesús. Este primer plano, es enfatizado por las dos figuras en la parte superior, pues acentúan la disposición radial, y el contenido celestial con figuras humanizadas del motivo en escorzos, que recuerdan la última etapa Renacentista hacia el Manierismo, sin dejar de mencionar la tonalidad pastel que se logra con los colores utilizados en la impresión.

Del año 1956, es la emisión de sellos por el 150 aniversario del nacimiento de Benjamín Franklin un afamado político y científico estadounidense, del cual Vedasto exalta su figura rodeándolo de los atributos que definen su impronta profesional, perfilando cada detalle, y rasgos del personaje empleando la plumilla como técnica.

Después de convertirse en Profesional Publicitario en la Escuela de Publicidad de La Habana. Se puede decir, que para Vedasto comienza una segunda etapa de rigor profesional que junto a su talento reconocido por varios especialistas, propician que alcance madurez en sus realizaciones, se amplía el espectro en sus temáticas y logra consolidar sus intereses en cuanto a la técnica utilizada, por lo que es posible hablar de una consolidación en su trabajo como diseñador gráfico.

Para esta fase, logra concebir varias emisiones de sellos: es muy significativa la dedicada al sabio naturalista cubano Felipe Poey, “… la primera que se logró con calidad en la impresión por cuatricromía…considerado de una belleza extraordinaria…” (López, Álida, Inédito).

La temática de los peces, a juzgar por uno de sus bocetos, formaba parte de una serie muy diversa en la que se dibujaba con mucho detalle y elegancia algunas familias de peces y fueron en estos trabajos de Vedasto donde realmente se pudo lograr una impresión de sellos en colores con buena calidad. Más adelante, parte de esta producción sería citada por la revista norteamericana "Life" como uno de los diseños más bellos en todo el mundo.

En 1959, triunfa la Revolución Cubana, y en ese momento Vedasto trabajaba como diseñador en una sucursal de la Empresa norteamericana Reynolds Aluminium Company) y fue seleccionado para dibujar el primer sello de dicha gesta que se publica el 28 de enero del mismo año.

La imagen representa la figura simbólica de un rebelde barbudo empuñando hacia arriba un rifle, cuyo gesto rodea la vertical del marco de referencia que ha sido impreso con anterioridad enmarcando el motivo central. Es una obra figurativa, que como solución técnica acude a la plumilla y que combina la altivez del soldado con una estructura conformada a base de líneas expresivas muy finas dispuestas en dirección radial exaltando al militar, y que al mismo tiempo precisas trasmiten firmeza, resolución y permanencia en el tiempo.

Aunque la imagen y en general el arte de Vedasto, se mueve dentro de las posturas más bien clásicas en el diseño, no hay que olvidar que su formación es autodidacta, y que el arte de los sellos tienen otros códigos distintos a las obras de mayor dimensión; el tema y el ingenioso trabajo expresivo y estructural a plumilla constituye un valioso ejemplo de las artes en la cultura de San José de las Lajas y de las estampillas postales en el universo cubano.

Otro tema de carácter social fue La Reforma Agraria también motivo de estampa para Vedasto, esta fue una resolución que convirtió en cooperativas grandes extensiones de tierra y esto es lo que de cierta manera representa la imagen, interesante en su expresión, pues se aprecia como un mano trabajadora, que también puede estar representando la unidad, emerge con fuerza de la tierra para levantar un inmueble construido, y un campesino pujante labora con su tractor la tierra que ahora está en manos de todos.

Se circulan otras estampas en conmemoración anual del Día del sello, con el tema de las aves, así como el que se dedica a la XXIX Convención Mundial de la American Society of Traveler Agents (A.S.T.A.). En ambas se demuestra oficio en el dibujo y naturalidad expresiva de las configuraciones. Es interesante, que en la obra de Vedasto, es una constante la tendencia al movimiento, incluso en las figuras concebidas como estáticas. Esta característica es observable desde el inicio evolutivo de sus diseños, así como su sentido de pertenencia con su localidad, desde la que siempre se dio a conocer.

La Empresa en la que trabajara Vedasto, en 1960 fue nacionalizada y recibiría el nombre del mártir Leovigildo Sierra. Allí se especializa en diseño de etiquetas y envoltura de papel de aluminio, y de forma progresiva va dejando un poco a la zaga el dibujo para sellos de correos dedicándose a innovar para suplir faltas de insumos materiales y humanos que antes eran abastecidos por el mercado internacional.

Esta última actividad, marca otra etapa en la obra de Vedasto Acosta, merma su labor para sellos, pero su carrera como diseñador gráfico, de alguna manera la más fuerte de sus inclinaciones, continúa. Esta podrá ser cultivo de nuevos estudios en los que se analice desde sus obras cómo se comportaron las otras manifestaciones artísticas con respecto su labor para las estampillas postales.




REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

Breen Murray, Wm. Art Rupestre sur timbres Poste. Mise à jour. En International Newsletter on Rock Art. No. 32. Ministère de Culture (Direction de Patrimoine, Sous-Direction de l’Archéologie, Direction Régional des Affaires Culturelles. Conseil). 2002. P .28-30.
Google: Que nombre reciben cada una de las partes de un sello. [Disponible en: http://www.redfilatelia.com/articulo.php?q=Partes+de+un+sello&id=18] Consulta: 2/02/11
Google: Capítulo 10: Conceptos de tipografía. Antes de los años 80, un diseñador gráfico trabajaba con un "cajísta"…
[Disponible en:http://www.mailxmail.com/curso-diseno-composicion-tipografia/conceptos-tipografia

Google: Un sello postal o estampilla es un comprobante del pago previo de los envíos efectuados por correo en forma de etiqueta, [Disponible en: http://es.wikipedia.org/wiki/Sello_postal] Consulta: 2/02/11

Google: El filatelista, la lupa y el matasellos.
“…Ilustración. Es el dibujo o fotografía que tiene el sello…” [Disponible en: http://ventafilateliacubana.blogspot.com/2009/08/partes-que-componen-al-sello-de-correo.html] Consulta: 2/02/11

Google: “…Se denominan «temáticas» a las colecciones de efectos postales (sellos, matasellos, enteros postales, aerogramas, etc.) basadas en la afinidad de la imagen, el motivo o la idea que ha inspirado cada efecto [Disponible en: http://www.redfilatelia.com/articulo.php?q=Tem%E1ticas&id=19] Consulta: 2/02/11

Google. Fuentes Rodríguez, R. Un hombre sui géneris. [Disponible en: http://www.elhabanero.cubaweb.cu/2005/junio/nro1313_jun05/com_05jun366.html] Consulta: 2/02/11

Linares Ferrera, J. Coleccionismo y Museología. Capítulo 2 de libro Inédito.

Linares Ferrera, J. Museo, Arquitectura y Museografía. Fondo de Desarrollo de la Cultura, Dirección de Patrimonio Cultural; Ministerio de Cultura de Cuba. La Habana, Cuba. Giorgio De Chirico, Vegap, Madrid, 1994.

López, Álida. Biografía y Catálogo general de la obra de Vedasto Acosta. Museo Municipal. Inédito

Mairesse, F., Desvallées, A., Deloche, B. Conceptos fundamentales de museología. “Colección”, p 96-94. En Museología retorno a las bases. ICOFOM-ICOM. XXXII. SIMPOSIO ANUAL DEL ICOFOM. Comité Internacional para la museología de I’ICOM. June, 2009.

Martínez Quintanal, D., Noa Romero, P. Vedasto Acosta y el arte de los sellos. (Inédito)

Penndorf, Jutta. De la cámara del tesoro al museo. Edición Leipzig. Editorial Gente Nueva. Palacio del Segundo Cabo, O’Relly no.4. Habana Vieja, Ciudad de La Habana. Cuba.1987.

ENTREVISTAS NO ESTRUCTURADAS A:
Corsina del Rosario Pi Fonseca. Museóloga
María del Sol Martínez. Museóloga
Edith Rueda Rodríguez. Conservadora