hemeroteca 
  textos críticos

Buscar  
 

 
Li
Yolanda Wood
 
Las formas enigmáticas que se encubren y descubren en las obras de Li y el uso del blanco como cómplice de una luz interior llena de confidencias, lo hacen un artífice de la fabulación plástica. El artista exigirá de sus espectadores hacer un alto y mirar para ver y penetrar a los múltiples entramados que estructuran su discurso visual en el que la composición es todo un ejercicio de creación lleno de libertades imaginativas. Puentes, escaleras y caminos, en ocasiones interrumpidos o ciegos, refieren un universo en el que se construyen trayectos de un ir y venir que no parecen confluir ni en el tiempo ni en lugar alguno, o interconectar utopías siempre inconclusas. Esa dinámica, en tono apacible, es generadora de una inquietante expectativa y de un espacio alucinante, atrapado en la terrenalidad de las intenciones creativas.
Realizadas en técnica mixta, las obras de Li declaran las muchas veces que el artista ha vuelto sobre ellas por las múltiples capas que se superponen, los collages y las calidades matéricas de las superficies en las que fuertes contrastes contribuyen a los efectos de luminosidad que tanto interesan al artista. Li trabaja intensamente y sin boceto previo. Siente la mancha inicial como irradiación de formas y fuente de sugerencias. Su proceder es abstracto y figurativo, pictórico y gráfico, gestual y contenido, y justamente esas ambigüedades son las que mayormente enriquecen los efectos plásticos de sus piezas en grandes formatos cuyas dimensiones aumentan sus capacidades expresivas. Li construye una visualidad profundamente marcada por las atmósferas de realidad e irrealidad confundidas, en las que las imágenes se interpenetran y en esas combinaciones de línea y color, las obras alcanzan valores líricos que los títulos atrapan para insuflarles la fuerza simbólica que las humaniza.
Una noción de pasaje se vislumbra en sus “escenarios” que advierto muy cercanos, en su silencio interior, a las estampas asiáticas - lo que parecería reafirmar un dato de ascendencia familiar matrilineal-, y también herederos de la tradición artística occidental en los espacios metafóricos de fuerte teatralidad tal como los creara el italiano Giovanni Battista Piranesi.
Una figuración desdibujada y anónima hace gala en sus creaciones. Las identidades no se enuncian simplemente y en ocasiones los individuos se muestran de espaldas al espectador, inmersos en sus faenas silenciosas. Botes y sombreros de ala pronunciada identifican personajes de mar y de tierra, pescadores y guajiros, figuras involucradas en un quehacer cotidiano y trascendente por la magia sensible que les aporta el arte. Una obra de sólida hechura en un joven artista de consistentes inquietudes para quien el ejercicio crítico vive en la obra misma desde la que emana la fuerza del diálogo de él con sus piezas y de ellas con los demás. Con cada obra un ciclo de experimentación se cierra y el nuevo ya se inaugura. El artista está en camino.

Yolanda Wood
Cojímar, mayo de 2010