hemeroteca 
  textos críticos

Buscar  
 

 
La casa encantada (fragmento...)
Rufo Caballero
 
El ajuste de la mirada de Sosabravo se propone sobrevolar los específicos para constituirse él mismo en natura, en entidad orgánica y no derivada o analógica.

Lo que ha intentado edificar todos estos años el maestro se reconoce apenas como una catedral a la ilusión de la felicidad, de la alegría de vivir, tal hiciera antes Matisse (pintor gozoso donde los hubo), o entre nosotros Raúl Martínez y González Puig. Alfredo Sosabravo está perfectamente consciente de que se trata de una ilusión intocable, inalcanzable casi, pero una ilusión en definitiva muy necesaria a la vida y a la noción de Historia. Su empeño de felicidad, su huracán de energía positivísima es incluso consciente de la necesidad de esos votos a nivel de nación, de proyecto de país, de teleología de la existencia, pues no sólo de la negación y el caos vive el hombre.

Alguna vez leí, no hay que decir que no recuerdo donde, que la manera como amanece la gente es definitoria en los vectores de su conducta. Y no me estoy refiriendo a aquella hermosa película de los amaneceres apacibles que el tiempo ha puesto un poco vieja (que pena de desperdicio), sino a cierta máxima de filósofo, de sicoanalista, que tendía a caracterizar la energía del día a partir de las imágenes que el alba depara. Me pregunto ahora: ¿cómo no va a ser un hombre tremendamente noble Alfredo Sosabravo si tiene la dicha de amanecer todos los días ante la santidad de una iglesia con diseño neogótico para colmo, en cuanto a aquello de la intencionalidad posmoderna de la intervención sobre la historia de la cultura? Aunque su buena seña fluye directo de su interior a sus lienzos, nadie podrá negar que amanecer frente a la imagen del Paraíso o su recuerdo, o su evocación (ya que Alfredo no priorizaría jamás el ángulo de lo infernal, está claro), estimula los mejores pensamientos que el hombre porta y que son cada vez más útiles en tiempos de desmesura y descreimientos. No es que sea uno necesariamente religioso: no hace falta; pero la tenencia de talismanes, de detonantes positivos, de inspiraciones que recuerden el sentido menos perverso de la vida, de veras que se hace aconsejable a las argucias diarias de cualquier creador.

Rufo Caballero
La casa encantada.
(Catálogo).
Alfredo Sosabravo.
Premio Nacional de Artes Plásticas,
La Habana, febrero de 1999.