hemeroteca 
  textos críticos

Buscar  
 

 
"MARAVILLOSA MAURA"
Sandra Sosa
 
Aunque estudiante del Instituto Superior de Arte (ISA), Yuri Santana García ingresó a sus aulas sin pasar por un nivel medio de artes plásticas. El ISA tiene una pedagogía de carácter tutorial donde el estudiante debe dedicar su carrera universitaria a encontrar un discurso personal. Para Yuri esta situación le indujo a dedicar su tiempo académico aprendiendo a pintar, entre otras razones porque él considera que el arte es la mimesis, la copia fiel de la realidad. Su sueño era pintar y pintar bien, como los maestros. En busca de la posesión de un oficio volcó toda su propuesta hacia tópicos relacionados con la familia y el espacio doméstico.
Como autodidacta que es, su elección de los objetos como soporte es instintiva. Para ser exactos, el aprendizaje de cierto ABC de la pintura le ha llevado a una experimentación lógica en evolución sobre medios de representación menos ortodoxos. Géneros tradicionales como el retrato y el bodegón con su naturaleza muerta se recomponen a través de objetos propios del hábitat doméstico. Una instalación como Maravillosa Maura propone cierto discurso de corte inclusivista, si no íntimo, al recomponer la historia de su madre y de su familia, en los diversos objetos de su casa. La familia gira entorno a la madre, también esposa e hija, y con ella sus objetos de uso. La mujer como dueña del hogar, pilar donde descansan cada uno de sus componentes. Yuri es obsesivo y la memoria familiar le persigue en un ejercicio cada vez más hábil de asir el pasado. La historia familiar se convierte de dato en pretexto para reconstruir el ayer; pero sobre todo, en motivo para conseguir el dominio de una techné y sus secretos. Al mismo tiempo cada objeto se reconoce como fragmento de la memoria familiar y nacional. Batidoras, lavadoras, tablas de planchar, jarros, ventiladores, cacharros de cocina, devienen testimonio de acciones y situaciones domésticas. La casa se torna espacio de protección, círculo de confianza, territorio único donde somos sin miedo.
En esta variación de soportes, del lienzo al objeto, del objeto a su acumulación, y de la acumulación fortuita a una disposición de los objetos a la manera de su espacio original, Yuri reproduce las influencias de su contexto. La mayoría de sus compañeros de aula realizan arte de tipo conceptual. El resultado es una pintura que intenta ser académica mientras coquetea con lenguajes para su gusto algo reaccionarios, cuando lo cierto es que prevalece la techné sobre el concepto, el acto de pintar sobre la idea. La obsesión primera y última de Yuri Santana García es pintar; lo otro es hojarasca en el camino que dejar.

Sandra Sosa Fernández
Marzo de 2006. PALABRAS DE LA CURADORA Y CRITICA DE ARTE SANDRA SOSA FERNANDEZ SOBRE LA INSTALACION “MARAVILLOSA MAURA”, EXHIBIDA COMO PARTE DE LA EXPOSICION COLECTIVA “LATIDO”(Oslo).