Exposiciones virtuales 
  Textos críticos

   
Ver obras de la exposición
 
 
 
 
Elsa Mora


De visita donde Elsa Mora


...El encuentro de objetos, imágenes o materiales, no solo diferentes, sino hasta adversos, no provoca la aparición de lo insólito surrealista. Eso pasa porque cada uno irradia su naturaleza, contaminando al prójimo, cualificándolo en un toma y daca. En esta transubstanciación, son lo poético y lo místico las claves que Elsa pulsa. Ellas modulan las relaciones, le dan consistencia y sentido, a través de las dobles vías que le son afines: ocultamiento y revelación... Su arte no es, pues, un arte surrealista, por cuanto no busca las relaciones insólitas entre las cosas. Más bien, esas relaciones se presuponen, a pesar de los velos, los secretos, los escondites, y toda la suerte de subterfugios del ocultamiento que se multiplican en las obras...
Elsa sigue las líneas de lo que se le sugiere, y lo hace con desenfado y naturalidad...Elsa Mora no hace otra cosa que trabajar incansablemente. Tiene el tiempo requerido, la perseverancia y el apoyo externo para hacerlo. Todos los días los dedica a esto. Es como su necesidad y su angustia...
...Pareciera que la aguja no pincha (aunque lo haga), que la cuerda no ahoga (aunque entumezca), que la tela o el papel solo defienden del intruso (aunque también asfixien) las memorias del objeto o la foto antigua, colocadas en una relación posible....Así, su producción ha ido tocando técnicas y lenguajes, materiales y soportes bien diversos. Es un afán de superación constante...
Elsa Mora parece decidida, a aprovechar las brechas de interés de galerías y coleccionistas sin hacer un arte "cubanizado". Ahí está su reto y su ejemplo para esta década...
El hecho es que Elsa Mora ha asumido riesgos. El que implica hacer arte en Cuba sin atender a los arquetipos del curador exotista. El que implica poner freno a los intermediarios del que llamamos mercado "agropecuario" del arte, estableciendo los mismos precios para obras que se venden en La Habana o en Nueva York . El que ha implicado, en fin, ser una mujer artista siempre.


Elvis Fuentes Rodríguez
Noviembre de 1999.

__________________________


“A lo largo de mi proceso de trabajo he ido atravesando etapas que me conducen a un estado más puro (digamos) de relación entre mi persona y el mundo. El proceso de creación significa un momento de conexión, de visión profunda, donde emergen las cuestiones esenciales sobre la existencia. Mediante la creación vivo experiencias diferentes, relacionadas con un estado de sensibilidad donde estoy en constante asombro ante lo habitual.
Darle nuevos sentidos a las cosas, adoptar una posición abierta, abstracta, que me remita a sensaciones más libres, son algunos de los motivos por los cuales vuelvo una y otra vez sobre el trabajo, así, he tratado de conformar un lenguaje que me permita vivir de manera personalizada mi tiempo”.


Elsa Mora