ARTISTAS   
  Juan Eduardo David Posada

   
 Ver obras
 
 
 
   
 
Juan David (Cienfuegos, 25 de abril de 1911 – La Habana, 8 de agosto de 1981)


Artista plástico. Dedicó su carrera a la caricatura personal, elevándola a la categoría de arte mayor. Durante más de 40 años sus caricaturas aparecieron en las principales publicaciones del país: Social, Grafos, Información, Bohemia, El Mundo, El País, Prisma, Cuba, Prensa Latina, etc. En sus últimos diez años de vida cultivó intensamente la pintura. La escenografía, la pintura mural, el dibujo, el arte publicitario, el periodismo y la docencia completan su presencia cultural.

Su infancia transcurre en Asturias, regresando a Cuba a los 9 años. Adolescencia de estrecheces y empleos elementales. Estudia, lee sin tregua, hurga en el saber, se enseña a sí mismo y adquiere tempranamente una sólida cultura. Descubre las artes plásticas y, en ellas, la caricatura: Daumier, Bagaría, Covarrubias, Rafael Blanco, Massaguer y Toño Salazar lo inspiran. A los 20 años expone en Cienfuegos sus primeras obras con éxito.

Se incorpora a la lucha revolucionaria frente al tirano Machado y a los acontecimientos políticos ulteriores. Sufre persecuciones y conoce reiteradamente la prisión. En 1936, todavía bajo acoso policial, decide casarse con Graciella y marchar a La Habana.

Un año después, su primera exposición habanera, en el Lyceum. La crítica resalta los valores estéticos y expresivos de lo que reconoce como nueva caricatura. Animado y ya al lado de los jóvenes que por esos años transforman la plástica cubana, se lanza a otros campos. Con Mariano y Portocarrero hace obras escenográficas para el Teatro Universitario. De la puesta en escena de dos obras de Pushkin, la prensa destacará su escenografía como lo más sobresaliente.

Por primera vez concurre en 1939 al Salón Nacional de Humoristas y Caricaturistas y merece el premio más alto con una imagen de Eduardo Sánchez Fuentes. El hecho se repite en 14 años consecutivos.

“Beauty Parlor” o “Salón de Belleza” titula una exposición de caricaturas femeninas en 1944 que constituye un hito en su vida artística. Incorpora definitivamente el color como componente estructural de la caricatura. En comentario crítico, Sandu Darie hizo esta afirmación: David arriba en esta etapa a la conversión de sus caricaturas en verdaderas composiciones pictóricas que pudieran existir independientemente de sus modelos…

Durante 10 años labora en el diario Información (1939-1949) haciendo caricaturas políticas. Luego es incorporado a la revista Bohemia (1948-80) donde definitivamente se impone su arte en la caricatura personal. Merece dos veces el Premio Nacional de Periodismo Juan Gualberto Gómez. La ONU en su etapa naciente, reclama sus servicios para que haga las imágenes de los delegados latinoamericanos.

La década del 50 fue de gran creatividad en otras manifestaciones de su arte. Hizo murales para patios infantiles en los edificios del Hotel Habana Libre (Hilton entonces) y del Retiro Médico, en los que confluyen el dibujante y el pintor. Ejerció el dibujo y el diseño publicitarios.

El triunfo de la Revolución le impuso deberes de consejero cultural en Montevideo y París. Por entonces concibió el guión, vestuario y escenografía de un ballet titulado Humorada, que estrenó en octubre de 1963 en el teatro Mella.

Finalizadas las obligaciones diplomáticas, volvió a la caricatura, a un texto sobre la historia de este género que infortunadamente quedó inconcluso, y ejerció como profesor de arte cubano en el Instituto Superior del Servicio Exterior. A la par tomó una gran decisión: pintar.

Cuarenta caricaturas y algunas intromisiones, denominó a la que fue su exposición mayor en 1978. Las intromisiones eran sus pinturas. El 8 de agosto de 1981, la vida lo abandonó.

E.D.
Mayo de 1999