ARTISTAS   
  Aurelio Melero

   
 Ver obras
 
 
 
   
 
Aurelio Melero (La Habana, 1870 – 1929)


Hijo del pintor Miguel Melero y hermano de Miguel Angel Melero, no podía como ellos dejar de ser pintor. Nació en la ciudad de La Habana en el año 1870, ingresando a la edad de 12 años en la Academia de Pintura San Alejandro, de donde su padre era director, e interrumpió sus estudios por decisión de su progenitor, que encontraba su carácter demasiado travieso para ser buen ejemplo en la Academia.
Más tarde, comenzó estudios de arquitectura en la Escuela Profesional, que abandonó después de volverse compañero inseparable de su padre; cuando la muerte de su hermano Miguel Angel, ocurrida en París, decidió al fin cultivar la pintura y la escultura como profesión.
Su producción fue abrumadora, abarcó todos los géneros de las bellas artes, pero sobresalió más en el retrato, siendo el pintor de casi todas las Corporaciones Oficiales y Sociedades Particulares de la República, así como en mansiones de familias principales.
Junto a Federico Edelmann y otros, fundó el 1er Salón Anual de Bellas Artes y la Asociación de Pintores y Escultores; puso al servicio de estas instituciones todo su entusiasmo y laboriosidad.
Dirigió desde su fundación la Escuela de Artes y Oficios, Fundación Villate, y en ella dejó las huellas de su saber y sus dotes como organizador. Por sus méritos como profesor de dicha escuela, obtuvo el premio “Luz Caballero”, distinción de extraordinaria importancia, otorgada entonces por la Sociedad Económica de Amigos del País.
Participó en la Exposición Nacional celebrada en La Habana en 1911. Concurrió a todos los Salones Anuales desde 1916 hasta 1929.
Realizó trabajos de índole decorativa, como el techo de la Biblioteca del Edificio del Diario de La Marina, donde representó: a la Diosa Minerva, La Poesía, La Imprenta, La Diosa Juno, El Amor, La Guerra; así como una pintura alegórica en el Edificio de la Academia de Ciencias de La Habana.
Se dedicó también a la escultura, estando entre sus ejecuciones el medallón en bajorrelieve que representa al Generalísimo Máximo Gómez que se encuentra colocado en el Monumento que guarda los restos del caudillo en el Cementerio de Colón.
Fue un gran protector del Museo Nacional desde su fundación, donando a él muchos objetos valiosos y cuadros familiares y de autores clásicos.
Su muerte ocurrió el 24 de marzo de 1929.


(Datos extraídos del Diccionario de Artistas Plásticos de Cuba, de Antonio Rodríguez Morey, inédito)